Para conocer la historia que nos constituye como nación, es indispensable el estudio de las Constitución de México de 1917.